12 Jul 2013

Adiós, querida Magaly

Enviado por Galsuinda
La noticia de la partida de Magaly no fue una sorpresa para muchos de nosotros que sabíamos que ella vivía con el tiempo prestado por gracia del Señor. Pero siempre deja una huella profunda en todos aquellos que tuvimos la suerte de haberla conocido.
Después de mi efectivo retorno a la Iglesia Católica en 1998 (en Medjugorje), me di cuenta que todo católico comprometido con su fe necesariamente debería defender la vida y la familia.
 
En el 2001 organizamos en Cochabamba, Bolivia, el Primer Encuentro Internacional por la Vida, donde estuvo de invitado como conferencista el Dr. Oscar Botta, afiliado de Vida Humana Internacional en la Argentina; fue gracias a él que pude conocer a Magaly Llaguno y Vida Humana Internacional.
En el 2002 y por sugerencias de Magaly Llaguno es que ANE provida Bolivia consiguió la afiliación a Vida Humana Internacional.
 
En el 2004, en Bolivia, logramos frenar la aprobación de una ley sobre “derechos sexuales y reproductivos” con apoyo de Magaly Llaguno y la participación directa de nuestro querido amigo Adolfo Castañeda. Esa iniciativa hizo que yo sea de alguna manera colocado en una supuesta lista negra de las organizaciones de la ONU, como el Fondo de Población (UNFPA).
 
En el 2007 y por gestiones de Magaly, pude conseguir un trabajo en la Red Parlamentaria para Temas Críticos (PNCI) en Washington, DC; lo que me permitió conocer más de cerca a los ejecutivos de Human Life Internacional.
 
A partir del 2009 y nuevamente con el apoyo decidido de Magaly Llaguno es que Vida Humana Internacional me ofrece la oportunidad de iniciar en América Latina el Proyecto Red Latinoamericana de Sacerdotes y Seminaristas por la Vida (REDESSVIDA), junto con el Padre Juan Carlos Chávez, del Ecuador, para promover el Evangelio de la Vida en la mayoría de los seminarios de la región y denunciar la “cultura” de muerte que se promueve activamente en nuestros países.
 
Magaly ha sido siempre un pilar fundamental en la defensa de la vida y la familia en América Latina, yo me considero uno de los afortunados de haberla conocido y aprender mucho de ella.
 
Pido al Señor que permita a Magaly sea nuestra intercesora para que triunfo la Cultura de la Vida. También pido al Altísimo que conceda fortaleza a toda su familia.
 
Ing. Mario Rojas, MBA
Director de Coordinación para el Mundo Hispano
Vida Humana Internacional